Lo he dicho ya de otros libros: es un privilegio que a uno le publiquen una joya como esta. Este álbum se ve, se toca, se lee, se huele…

Sería injusto si no comenzara agradeciendo el trabajo de todas las personas que han trabajado y creído en él. Primero, como es natural, a Tesa, que lleva trabajando en él durante tres años, afinando los primeros bocetos hasta llegar a las formas, los matices, las texturas, los colores, la maquetación y distribución de elementos… ¡Qué paciencia, hasta la hora previa a que el libro se enviara a máquinas! Todos esos bocetos previos podrían formar parte de una exposición que espero algún día pueda ver la luz.

Y luego, a muchas más personas que rompen la idea de que escribir es una tarea individual. A Fernando Agresta por su entusiasmo y sus ideas, siempre magníficas. A Gonzalo Hormigos, por su detallismo, sus sugerencias y su buen hacer. A Belén Martull y a Violante Krahe que han creído en el libro. A Rosa, por estar ahí animando. A Esmeralda por apoyar, por su fe…

Y gracias también a otra mucha otra gente querida que desde que leyó el cuento apoyó contra viento y marea. Porque el camino ha sido largo.

Estoy emocionado. ¡Mi primer álbum ilustrado! ¡Y de qué manera…!


Apenas ha salido el libro, ya me envían un enlace con lo que creo es la primera reseña:

En el blog: > trafegando ronseis