Dice la cuarta de cubierta:

En su decimoquinto cumpleaños, Andrea recibe varios regalos inesperados. Además, una agresión despierta en ella un sentido que hasta ese momento tenía dormido, el olfato. A medida que pasa el tiempo, la progresiva percepción de olores le permite detectar secretos íntimos de personas que forman parte de su mundo: su familia, sus compañeros, los médicos que la tratan… Así, su entrada en la adolescencia coincide con un terrible proceso de descubrimiento, también de historias que no son suyas, pero que podrían haberlo sido. En paralelo, desarrolla poderes que tratará de utilizar en su favor y en el de otras chicas como ella, hasta llegar a un dramático desenlace.

Jugando con la realidad, la metáfora y el misterio, Ricardo Gómez nos sacude con los asuntos a los que se enfrenta: ¿Qué se considera una agresión y cuáles son los cauces legítimos para enfrentarnos a ella? ¿Dónde establecer los límites de lo que denominamos violencia? ¿Cómo se construyen las relaciones de género y en qué diferentes formas se realiza la iniciación sexual? ¿De qué manera podemos abordar conflictos para los que no tenemos explicación? ¿Qué nos pasa inadvertido de las personas que nos rodean? ¿Qué es la amistad…?

Una novela que atrapa desde la primera página, un thriller psicológico, una investigación médica, una entrada en universos inexplicables…


Y como guiño al contexto, se aclara al final...

La primera edición de "El dulce olor del diablo", novela de Ricardo Gómez, se imprimió en Torredonjimeno en el mes de septiembre de 2019, cuando el otoño anticipaba los olores del membrillo, la canela, la resina, un libro viejo, la herrumbre, la lejía, el yeso, la papaya, el regaliz... Y la fragancia de un libro nacía en la campiña jienense.

(Nota de la editora, Irene Amador, cuya perspicaz y feminista mirada me ha acompañado en el apasionante proceso de la preparación del libro. ¡Gracias!!